viernes, 17 de octubre de 2014

Panecillos y Colines de Aceitunas, Semillas y Especias

El pan, cada vez más común el hacerlo en casa con nuestras propias manos o con una panificadora. No se de qué parte estaréis, pero aunque me muero por tener una panificadora, creo que el poder hacerlo con las manos es algo gratificante, al final es como tu pequeña creación y al final el esfuerzo merece la pena.
Eso sí, si alguien quiere regalarme una panificadora, bienvenido sea jajaja. ADORO los cachibaches de cocina.
En fín, que me lío. La historia de estos colines y panecillos es que siempre ando envidiando la Thermomix de mi vecina y ella siempre muy amable me presta sus libros de recetas y sus trucos y entonces es cuando deseo más y más tener una Thermomix (Por mi adicción a poseer cachibaches de cocina, claro).
Un día le dejé mi libro de Dan Lepard, "Hecho a Mano", y estuvimos ojeando las recetas, al tiempo me llamó y me comentó que tenía preparado todo para hacer unos colines, que había encontrado la equivalencia de la receta para hacerla con su mega-Thermomix.
¡Salté del sofá y me fui a hacer colines!



Colines y Panecillos con Semillas, Aceitunas y Especias
  
Ingredientes:

- 500gr de harina de fuerza
-280ml de agua
-20gr de levadura fresca
-40 gr de aceite de oliva
-20 gr de sal
-1 cucharada de miel
- Para decorar: harina, aceitunas, semillas de amapola, orégano, sal gorda y cualquier otra especia o semilla que creáis que puede ir bien.

  Elaboración:

Templamos el agua y disolvemos la miel en ella, después con los dedos desmenuzamos la levadura fresca y la incorporamos al agua y la miel, removemos con una cuchara para que se disuelva todo. Tamizamos la harina en un bol y le incorporamos la sal, luego, poco a poco vamos añadiendo la mezcla de agua, miel y levadura. Comenzamos a amasar la masa, integrando los ingredientes.

Añadimos el aceite y seguimos amasando poco a poco; si tenéis máquina amasadora, podéis utilizarla a velocidad media. Tenéis que ver que va quedando una masa muy elástica.

Como dice Iban Yarza, el reposo amasa, así que si os cansáis dejad que repose unos minutos la masa, luego volver a darle.

Cuando tengamos la masa, engrasamos la mesa con aceite, extendemos nuestra masa lo máximo posible. Nosotras hicimos una especie de rectágulo de masa, aplastándola y estirándola. Luego la pintamos con más aceite. La dejamos 1 hora reposar. Pasado este tiempo volvemos a estirarla y a aplastarla.

Cortar tiras alargadas de masa, tened en cuenta que tienen que ser colines así que no os paséis de grosor. Además, cuando levantas los trozos cortados de masa, ésta se estira y casi duplican su longitud. Tened en cuenta eso también.

Para decorarlos, espolvoread las semillas, incorporar por encima las aceitunas o las especias, la sal gorda (en mi opinión, todas deben tener un poco de sal gorda por encima, al final realza mucho más los sabores de lo que le pongamos).
Precalentamos el horno a 220º, con los colines en una bandeja protegida con un papel de horno, los introducimos y horneamos unos 15-20 minutos. Eso sí, si queréis que queden crujientes tenéis que ir vaporizando a lo largos de esos 15 minutos, un poco de agua en las paredes del horno con un vaporizador para generar vapor.

Yo os aconsejo que vayáis mirándolos y que cuando estén dorados que los saquéis, para que no se queden ni muy crudos, ni muy hechos (que estarían sequísimos).

Para los panecillos redondos, en vez de estirar la masa, hacemos pelotitas que dejaremos reposar envueltas en un paño húmedo durante una hora. Luego, incorporamos las semillas, aceitunas o especias, volvemos a amasar para dar forma y horneamos. Vaporizar agua, igual que con los colines y cuando estén dorados, los sacamos.

No hace falta que diga que el pan caliente es lo mejor que hay en el mundo, ¿verdad?


No hay comentarios:

Publicar un comentario